Ventajas de los radiadores de aluminio

Ventajas de los radiadores de aluminio

Cada vez es más habitual a la hora de sustituir los radiadores de nuestro hogar, elegir radiadores de aluminio, ya que se han convertido en los reyes indiscutibles de este tipo de calefacción.

La creciente popularidad del aluminio a la hora de reemplazar los viejos radiadores de hierro se debe, entre otras cosas, a su alta resistencia a la corrosión, son flexibles y ligeros, más baratos y eficientes, conducen el calor con mayor facilidad y están adaptados a los nuevos sistemas de calefacción, motivo por el cual pueden soportar altas presiones y temperaturas.

Si a esto le sumamos que es un material extremadamente ligero y maleable, lo que hace que sea muy fácil de instalar, y que contamos con infinidad de modelos y colores diferentes para elegir, decantarnos por la una calefacción con radiadores de aluminio es, sin duda alguna, la opción ideal.

Con una instalación correcta y realizada por fontaneros profesionales, los radiadores de aluminio tienen una vida útil media de 20 años, por lo que nos aseguramos que su mantenimiento será mínimo.

Por el contrario, los radiadores de acero duran menos y necesitan ser mirados y comprobados después de sólo 5 años.

El valor calorífico de un radiador, es una consideración importante también, por eso, cuando se trata de elegir el radiador correcto para una determinada habitación, deberemos obtener la opinión de un fontanero profesional, ya que nos dirá qué valor calórico necesita para ella. Esto depende de los diferentes aspectos de la habitación, como la ubicación, tamaño, tipo de pared y aislamiento utilizado.

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Ventajas:

  • Su proceso de calentamiento es muy rápido.
  • Su vida útil es larga (20 años aprox.)
  • Buena resistencia a la corrosión en instalaciones bien ejecutadas.
  • Es el material más apto en cuanto a modas se refiere, su proceso de fabricación permite una gran variedad de radiadores de diseño con formas estéticas y originales, permitiendo así poder combinarlos a nuestro gusto con distintas decoraciones.
  • En el caso de primeras marcas, la terminación y estética son simplemente impresionantes, ya que sus radiadores están fabricados en aleación de aluminio fundido inyectada a presión.
  • Son fáciles de almacenar y al estar formados por módulos, se puede modificar el tamaño fácilmente adaptándolo a las necesidades de cada uno.
  • Su tamaño es menor que los radiadores de fundición de hierro.

Desventajas:

  • No son tan resistentes como los radiadores de acero (vida útil 30 años aprox.)
  • En caso de congelación, se rompen y es imposible repararlos.
  • Si pones radiadores de aluminio mezclados con acero, la mezcla de materiales utilizados puede provocar corrosión galvánica.

Como veis, son muchas las características que nos aseguran un vida útil más larga de nuestros radiadores con un menor mantenimiento. Esto ha llevado a los fabricantes de equipos de calefacción y sistemas de refrigeración y calefacción, tanto domésticas como comerciales, a priorizar en la fabricación de estos modelos, al haber encontrado un material ligero, flexible y perfecto que sin duda, durará muchos años.

Los radiadores de aluminio son más eficientes, ayudando a reducir el coste de nuestras facturas y mejorar nuestra eficiencia energética, algo en lo que como sabéis hacemos mucho hincapié, resisten el paso del tiempo mucho mejor que los radiadores de hierro o de acero y sus piezas son fáciles de reemplazar

Deja un comentario