Cambia tu bañera por un plato de ducha

Cambia tu bañera por un plato de ducha

Cada vez es más habitual cambiar las viejas bañeras por platos de ducha, las razones más comunes para este cambio suelen ser por estética, usabilidad, para ganar espacio y por confort.
Vamos a compartir con vosotros algunos consejos que esperemos os ayuden a la hora de cambiar vuestro plato de ducha.

Lo primero que debemos saber es que el plato de ducha es una losa fabricada en distintos materiales como gres, acrílico, carga mineral o piedra natural que se instala en el suelo de la ducha y que actúa como aislante contra filtraciones de agua y la conduce hasta el desagüe.

Cuando piensas adquirir un plato de ducha deberás tener en cuenta, en primer lugar, las dimensiones de tu baño. Para espacios de menos de 3,5 m2 las formas recomendadas son la de cuarto de círculo y cuadrada. Para baños con tamaños superiores puedes optar, además de los anteriores, por platos de forma rectangular.

Una vez seleccionada la forma que mejor se adapta a la superficie de la que dispones, tienes que elegir el material con el que está fabricado, atendiendo a tus necesidades en la zona de ducha. Si buscas facilidad de acceso, un material totalmente antideslizante con un tacto cálido, el material que te proponemos es la piedra natural. Si además de estas características, buscas un plato resistente a los golpes el material ideal es la carga mineral. Por otro lado, si valoras especialmente la resistencia a los golpes y a los productos de limpieza, por encima de otras características, el acrílico puede satisfacer estas exigencias. Así que una vez estamos seguros de lo que necesitaremos podemos ver los distintos tipos de platos de ducha:

• De cerámica. Fabricados con arcilla, feldespato y arenas silíceas. Son la solución más económica. Ofrecen gran resistencia a los productos químicos, ya que su color no se torna amarillo por la acción de estos. Sin embargo, tienen dos inconvenientes que dificultan su instalación: su elevado peso y su fragilidad. Pero realizando la instalación utilizando profesionales no dará ningún problema

• De acrílico. Están compuestos por una capa externa acrílica y otra interna de fibra de vidrio o poliuretano. Internamente cuentan con un refuerzo de aglomerado de alta densidad que le otorga más robustez a toda la superficie, evitando que el plato se deforme con el peso; en algunos casos este refuerzo se hace extensible a los cantos o bordes. Frente al tradicional plato de gres ofrece una mayor resistencia a los golpes y una mayor superficie antideslizante. Es el de menor peso, lo que facilita su instalación.

Cuando compres un plato de ducha acrílico asegúrate de preguntar a los profesionales que te realizaran la obra de que cumpla la normativa 249 de la UE que garantiza la máxima calidad y que cuenta con una etiqueta con información sobre su mantenimiento.

• De carga mineral. Internamente está compuesto por una masa formada en un 70% por mármol y resina y en un 30% por otros componentes. Esta masa va recubierta por una capa de laca, pintura o gel coat (el más antideslizante de los tres). En ocasiones se pigmenta la capa interna para que ofrezca el mismo color que la superficie. Son extraplanos: tienen un grosor que ronda los 3 cm. Esta característica hace que se puedan instalar a ras de suelo, facilitando el acceso a la ducha.

• De piedra natural: Como pizarra, mármol, granito o cuarcita. Con características muy similares a los de carga mineral, son menos resistentes a los golpes y tienen un tacto más frío que éstos.

Mejora la accesibilidad: cambia la bañera por plato de ducha

Sustituir la bañera por un plato de ducha es una de las obras más comunes en los hogares para ganar en accesibilidad y seguridad. Una pequeña reforma que conlleva, además, un ahorro sustancial en el consumo de agua y la obtención de más espacio en tu cuarto de baño, para por ejemplo poner un mueble.Para mejorar la seguridad y facilitar el acceso elegiremos un plato de carga mineral o de piedra natural debido a que puede instalarse a ras de suelo lo que evita tener que sortear algún tipo de obstáculo para entrar en la ducha.

Consejos de instalación.

En primer lugar, te facilitará mucho esta labor la realización de un croquis de tu baño con las medidas y la disposición exacta del resto de elementos como el lavabo, inodoro etc. Así sabrás del espacio del que dispones y el lugar más indicado para la instalación.

Otro elemento que no puede pasar desapercibido es el diámetro del desagüe. Hay desagües de 60 mm y de 90 mm, y hay platos para desagües de 60 y de 90 mm. Asegúrate de que compras el plato adecuado para el desagüe de tu cuarto de baño. Es fundamental también que compruebes que la altura del plato te va a permitir conectar el desagüe, sobre todo si se trata de un plato extraplano.

Una vez tengas todos los materiales que necesitas tienes la opción de instalarlo tu mismo pero con la garantía de que puede generar muchos problemas por instalación incorrecta o por filtraciones de agua que creen goteras y humedades. Por lo general es mejor contratar a profesionales que se encarguen de realizar la obra y que nos la realicen correctamente. Así podremos disfrutar mas seguramente de nuestro plato de ducha que mejorara la accesibilidad y nos generara espacio en nuestro baño.

Deja un comentario