​Calentador de gas o termo eléctrico ¿cuál elegir? 

​Calentador de gas o termo eléctrico ¿cuál elegir? 

El verano ya está acabando y aunque aún sigue apretando el calor, poco a poco, y sobretodo por la noche ya va llegando el frío que anuncia la llegada del invierno.

Con el calor extremo que solemos tener en Madrid es más que habitual en verano ducharse con agua fría, pero con la llegada del invierno tener agua caliente en casa se convierte en algo imprescindible.

Calentador de gasSi nuestra vivienda no cuenta calefacción central, en las que la caldera se encarga también de suministrar agua caliente, será necesario que tengamos bien un termo eléctrico o un calentador de gas. pero, ¿cuál de estas opciones es mejor? ¿ qué ventajas e inconvenientes presenta cada una?

Calentador de gas

Son los más comunes y los que más se suele encontrar en los hogares, su ventaja reside en su sencillez, ya que podemos obtener agua caliente sin espera en varios puntos de la casa al mismo tiempo, sin ningún tipo de limitación en cuanto a la cantidad de agua que queramos utilizar.

Funcionan con gas natural o butano, por lo que otro detalle a tener en cuenta, a la hora de instalar un calentador de gas, es qué este, especialmente el butano es más económico que la electricidad.

También su funcionamiento es sencillo, simplemente, cuando abrimos el grifo, el agua pasa por unos fogones calentándose y quedando lista para su uso. Quizás es en esta sencillez en la que reside su mayor defecto ya que la regulación del agua tiene bastantes limitaciones y aunque la podemos fijar manualmente, su temperatura dependerá tanto del frío exterior cómo del caudal del agua.

Este tipo de calentadores también son los causantes de esa típica y tan poco grata escena en la ducha, cuando alguien abre otro grifo de la casa o tira de la cadena, y nos cae un buen chorro de agua fría que nos deja helados o por el contrario el agua sale hirviendo.

Termo eléctrico:

Un termo eléctrico es otra de las soluciones funcionales y económicas para tener agua caliente en casa. Un termo eléctrico es un tanque de agua con múltiples capacidades que pueden oscilar desde los 10 litros a los 200, según el número de personas en la casa. Siendo este último recomendable si en esta habitan 6 personas o más.

Calentador de agua electricoSu funcionamiento también es bastante sencillo, en este caso una resistencia eléctrica es la que se encarga de calentar el agua hasta alcanzar la temperatura ideal, cuando la temperatura del agua baja, bien porque no usamos agua caliente o porque está se agota y empieza a entrar en el circuito agua fría, esta resistencia vuelve a encenderse para volver a calentarla.

Su mayor ventaja reside en qué con un termo de agua caliente no necesitamos hacer ningún tipo de instalación de gas en la casa, ni tenemos que preocuparnos por la factura de gas o por comprar bombonas de butano.

A diferencia que con un calentador de gas, con un termo eléctrico la temperatura del agua es constante y funciona por pequeño que sea el caudal de agua.

Sus desventajas sin embargo es que en este caso el agua si es limitada a la capacidad del tanque, y una vez terminada el agua caliente tarda en volver a calentarla nuevamente, por lo que si son varias personas las que tienen que ducharse esto puede ser un inconveniente. Si tenemos prisa por utilizar la ducha y el agua aún no se ha calentado podemos olvidarnos. También la electricidad es más cara que el gas.

 

 

Como en todo nuestra elección entre estos dos modelos de calentadores dependerá de nuestras necesidades y sobre todo de las personas que vivan en la casa.

Porque si bien para una vivienda con dos o tres personas puede ser suficiente con un termo eléctrico mediano, de por ejemplo de 25 litros, para una familia con varios hijos o una vivienda donde vivan cinco o seis personas será mucho más recomendable un calentador de gas.

¿Y vosotros, con qué tipo de calentador os quedáis? ¿gas o termo eléctrico?
Queráis el que queráis instalar en Astroclima os ofrecemos las mejores marcas y precios y como no, el mejor servicio.

Deja un comentario